La traducción web

En esta entrada me agradaría hablaros de la traducción web. Una especialización de la traducción profesional que día tras día tiene más relevancia en todos y cada uno de los campos de nuestra sociedad. Puesto que no hay una extensa bibliografía sobre este tema, excepto unas pocas referencias, deseo compartir con vosotros ciertas especificaciones y particularidades de una de las especialidades de la traducción, la traducción web.

traducción web

Debido a que la lectura en pantalla es muy, muy diferente a la de papel (la lectura en pantalla se fundamenta en el escaneo de los textos en la búsqueda de la información deseada), los textos de una web se identifican por el uso de parágrafos individuales y, generalmente, por su brevedad. Además de esto, en este campo, la elección del léxico conveniente es fundamental para el correcto posicionamiento de las páginas en los diferentes motores de búsqueda y para optimizar la usabilidad de la página web.

Debemos tomar en consideración, asimismo, que los visitantes están en un sitio web una media de 1 minuto (como mucho y siendo espléndidos). Ese es el tiempo que disponemos para ofrecerles la información más relevante y de la manera más directa posible.

Todas y cada una estas peculiaridades afectan de manera directa a la traducción de esta clase de textos, muy, muy diferente de la traducción jurídica (por servirnos de un ejemplo), que requieren del empleo de una extrema precisión y concordancia entre las distintas versiones. Los desafíos de la redacción y traducción web están relacionados con la legibilidad, brevedad y entendimiento intercultural. Podemos resumir ciertas consideraciones a tomar en consideración en la traducción web en:

traductores web

a) Tratar todos los textos desde una visión tradicional o bien funcional: mientras que en la traducción literaria se valora la inventiva, en la traducción web es esencial examinar el papel y situación de cada elemento en el sitio web o bien la situación de cada página en el sitio web global, con lo que la inventiva queda en un segundo plano.

 

b) Tener la capacidad de afrontar la variedad: la traducción web incluye una extensa pluralidad de textos que cambiarán dependiendo del cliente para el que trabajemos (textos sobre literatura, derecho, arte, turismo, informática, etc.). Por este motivo, habitualmente, la traducción web precisa una investigación anterior y la preparación de un pequeño glosario sobre la temática en la que vamos a trabajar.

c) Situar las palabras esenciales al comienzo de la oración, en especial en los metatítulos y metadescripciones: las demandas del posicionamiento SEO hacen que en la traducción web no haya sitio para los incisos nominales antepuestos al nombre al que se refieren o bien las locuciones adverbiales al comienzo de oración.

traducción web SEO

d) Análisis del receptor: finalmente, y como ocurre con el resto de géneros de traducción, la traducción web demanda una investigación meticulosa del receptor de los textos y un estilo cuidadosamente amoldado al diseño web, a los usuarios, servicio o producto que se ofrece, etcétera.

e) Terminología: asimismo debido a las demandas del posicionamiento SEO y a la necesidad de ofrecer textos constantemente actualizados, la traducción web precisa del empleo de una terminología actual basada en las tendencias web. Para esto contamos con herramientas como Google Trends, que nos deja revisar y cotejar la tendencia de diferentes palabras clave.

Espero haberte acercado un poquito más a esta maravillosa especialidad de la traducción profesional. La traducción web nunca te aburrirá, ya que las temáticas en las que puedes trabajar son muy variadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada